30 ene. 2009

Lo mejor sería...

Platón dijo: «Aprendiendo a morir se aprende a vivir mejor.»

Y muchos se han dado a la tarea de tratar de explicar qué es lo que realmente quieren decir estas palabras.

Algunos proponen que bien se muere si se muere tranquilamente en el sueño o, al menos, rápidamente -de golpe, dirían-, mientras que otros, por el contrario, esperan una última oportunidad para despedirse, para no dejar pendientes y dejar este mundo con la conciencia tranquila.

“Haciendo lo que me gusta”, es lo que quisieran muchos y toman el asunto en sus manos; algunos literalmente se proponen acabar con su propia vida con pistola en mano, armados de uno o dos frascos de pastillas, saltando de un puente o de una cornisa, o de cualquier otra forma más o menos efectiva; mientras que otros deciden dejar las cosas a la suerte a 300 km/h en un auto, saltando desde un avión o de plano juegan a la ruleta rusa con la vida, experimentando con cuanta droga se les cruza o siendo altamente promiscuos, sin protección alguna. Sí, los hay cobardes, temerarios y, llanamente, ¡estúpidos!

Hay quienes intentan descubrir los secretos de la vida y la muerte disecando el cuerpo y analizando la mente. Con todas las de la ley algunos en sus laboratorios conducen experimentos y analizan cadáveres en forma más o menos ética; los más creativos, en cambio, experimentan la muerte más directamente, aunque no en su persona, sino con cualquiera que se les cruza.

Apelamos al sentido común, nos refugiamos en la religión o en la ciencia, examinamos nuestros sentimientos y concluimos lo que más paz nos otorga y, a final de cuentas, quizá la respuesta esté en la infalible lógica infantil. Como en la carta que escribe una pequeña a Dios:

«Dear God,
Istead of letting people die
and haveing (sic) to make new ones
why don’t you just
keep the ones you got now?

Jane»

«Querido Dios,
En vez de permitir que la gente muera
y tener que hacer gente nueva
¿por qué no simplemente
te quedas con los que tienes ahora?

Jane»


Hmmmm… o tal vez no. ¿Tiene alguien la respuesta perfecta?

4 comentarios:

Générique dijo...

Pero si alguna consideración llega a darle Dios a esa inocente carta, mejor que lo haga ¡mientras estoy yo aquí para contarlo!

o_O

Jolie dijo...

Dios no creo que tenga consideración, supongo que es un acto de amor, no es que nos quite o nos arrebate lo que escojamos a diestra o siniestra...

sino la muerte seria perfecta.

MauVenom dijo...

No estoy de acuerdo con Jane, incluso su petición me asusta.

Estoy más del lado de Platón.

Sin embargo my friend.

Abogo siempre por la muerte perfecta a través de una mente tranquila y cuentas saldadas. No se si soy infantil o aún no aprendo y sueño demasiado, pero qué me queda si no una vida de esperanza ante conocer el real signficado de "Descanse en paz".

Pero la vida eterna no. Eso no.

Un abrazo, Gen.

Générique dijo...

Jolie: Sería perfecta la muerte... quizá, aunque aún tengo mis dudas.

Mau: Si, también yo me inclino más por la proposición de Platón, pero desarrollar más al respecto hubiera sido poco original después de lo que tu escribiste.

Y la petición de Jane sería sí un tanto macabra, de no ser porque viene de una pequeña niña y su mundo perfecto, como es el mundo de los niños.