14 feb. 2009

3 Mujeres

Siempre ha existido el deseo en la literatura y la poesia, los hombres se fian de ellas inocentemente. Entre el placer, la imaginación y la inspiración yo escojo 3

Entre tantos personajes, las Sirenas son las que guardan el engaño de no ser mas que un medio para llegar a un fin, las meretrices se pueden pervertir por si solas, ajenas de ataduras o prejuicios para que sirvan para quien las usa casi como vocación religiosa, pero la poesía siempre es seductora, se viste con encajes provocadores, se contonea, susurra palabras con voz melodiosa, inspira y provoca de modo refulgente y delicadeza debido a las musas. El deseo esta en una mirada, en un sonido, en una evocación, una palabra, un olor, en los retazos de canciones, en la imaginación vasta y poderosa. Una mujer normal aparentemente no se permite ciertas cosas, en el cerrado seso, muchas ocasiones yo misma me he negado pero al escribir sobre el deseo me percato que todo ha sido invariablemente impregnado por el.

Cuando bulle el deseo es imposible sublimarlo, no se puede quemar, ni ponerle amoniáco. El deseo es desmedido, compulsivo, insaciable, adictivo por lo tanto, no se obtiene nunca bastante o suficiente e inconforme, la sensación de extender el placer es una experiencia de profunda satisfacción.

Es indestructible que hasta en numero de veces y coincidencias forman parte de un juego sutíl de derramarse en pos de otro, no importan fechas o numeros de habitación. Hacer el amor es siempre una pequeña muerte, un ir y venir al cielo en segundos y siempre encanta morir una y otra vez, en incontables ocasiones, desafiando las leyes divinas que claramente estipulan la carnalidad entre poetas o musas realizando el peor de los incestos.

Fundirse, cabalgarse, devorarse, saciando hambre de siglos, burlando el disimulo el prejuicio o la convencionalidad incluso en la calle reflejando esa ansia de devorarse con impetu de perros queriendo saciar el deseo y el placer dentro de ese fervor de muerte, batirse en ella y consumirse antes de que la misma muerte se quede con lo mejor.

El deseo hace sentirnos vivos, es esa bella inspiración de querer morirse muchas veces para entregarse a los placeres justo como hizo Circe, es querer decretar en cada orgasmo que a tu vida se aferre, que ronde, que no permita que pienses en otra cosa, que sea tu sombra, tu condena, tu final.

Pienso en Dante y sus musas, seguramente las enterró en su literatura, Pienso en los estratagemas de Ulises y las sirenas de voces melodiosas, pienso en Friné hundiendose en el mar y su espuma desafiando los designios de los dioses. Si yo fuera, escogería sin duda converger en ellas. Una meretriz, una musa y una sirena

Si yo fuera ... convergería en esas 3 mujeres

12 comentarios:

jess dijo...

Sirenas...

Me pregunto por qué actualmente ya no existe la capacidad humana de crear y creer historias de magia que le den un toque de misterio a la vida.....

Todo se ha quedado atrás, ya nadie zarpa con temor a escuchar su canto y caer en la locura ante su belleza...

Un fuerte abrazo Leia!!

Jolie dijo...

Luke existira esa capacidad mientras tengamos imaginación!

yo conozco un marinero que prepara bien su ruta quizá no pueda saber que le depare o si deba amarrarse bien al mastil para no sucumbir a ese canto excepcional... pero siempre zarpa porque es valiente.

las musas inspiran, las sirenas atrapan y las meretrices pueden contra estratagemas.

abrazos luke! un beso cliché

El gran Gatsby dijo...

tu eres una musa, una sirena de cabellos hermosos si yo pudiera creo que emplearia algun estrategia para lograr de tu favor y compañia

marichuy dijo...

Jolie

Me pregunto lo mismo que Jess; pero tu historia de fantasía erótica me encantó.

Un beso

MauVenom dijo...

Y tienes razón. Una meretriz, una sirena y una musa se mueven en terreno similar dentro de la mente de los hombres. Son inspìración y desahogo, son perdición y necesidad, son el último reducto diciendo con esto que es finalmente donde una persona se entrega por completo sabiendo de entrada que algo va a perder. Y valiendo la pena perderlo. Quizá desde un poco de tiempo hasta la voluntad misma.

Me intrigan especialmente las sirenas. Son tan ambivalentes, entre un paraíso y la perdición misma. Será que me son tan lejanas que creo que sería en ellas, de las tres, donde podría yo perder la razón.

Perdón, no intento sonar ridículo o jalado de los pelos, pero es lo que se me acaba de ocurrir al reflexionar al respecto. No lo había hecho antes.

Besos.

Jolie dijo...

gulp: un gangster aqui? no crei que le gustaran ese tipo de mujeres...
je

Marichuy: supongo que si no se pierde la capacidad de asombro y de imaginar y plasmar seres fantásticos podemos gozar de ellos.

Mau: No hay argumento ridiculo, yo misma he reflexionado a veces perderse y ser prácticos es lo que por lo menos a mi me cuesta. Sigo pensando que una musa, una sirena o una meretriz son dignas de crear historias, amores y laberintos fascinantes donde perderse. A mi me fascina toda esa razón de perderse por amor.

siempre vale la pena el intento. imaginarlo, desearlo o vivirlo

NTQVCA dijo...

Jolie, disculpame, soy una naca, no puedo dejar de pensar entra mas leo "Dos mujeres un caminooooo"
Perdón, soy una naca.

Jolie dijo...

jajajaja eres una naca!
jajajaja

Rab dijo...

La neta iba a mitad del post y me quede dormido. Me han gustado otras cosas tuyas pero lo siento, esto esta de weba, has pensado en un curso de readaccion o sintaxis??? ilvanar mejor tus ideas y conectar el cerebro con tus dedos a la hora de escribir te vendria bien.

Jolie dijo...

gracias Rab! pues si.. ando en eso necesito un curso urgente... pero no he podido concretarlo por mi trabajo

gracias por venir! y espero que nos sigas leyendo ;)

despierta! ja

basilio dijo...

Quien no ha usado alguna vez los servicios de una meretriz o los de un gigoló?.
Veo que hay diversidad de opiniones, pero alguien se ha relamido involuntariamente sin darse cuenta je, je
Todo es cosumible.
Las musas son inalcanzables, aunque tambien son personas frágiles como las que más. A veces preferirian tener a su lado a un hombre feo a uno guapo.
Las sirenas estan tan lejanas que apenas podemos alcanzarlas con la mano, pasa lo mismo que con la luna. Solo sirven para hacer poesía y alguna letra de canción. De vez en cuando es bueno dejar que la imaginación haga su trabajo y te transporte al mundo lujurioso donde el sexo sea el principal tema. Otras veces acompañado de una bonita dama con tu mejor esmoking y chistera... Y por último sentado en una roca marina observando una sirena de pelo negro y ojos claros tocando el arpa para ti.

Générique dijo...

Vaya, una meretriz, una musa y una sirena ¡receta infalible! Buena forma de pedir ¡todo!

Todo, sí. Sirena, para atraer inevitablemente; y que sea todo lo que quieras que sea, con su musa personal, inspiración ¡no le faltará! Y, por supuesto, incondicional al momento de entregarse.

Buena historia, aunque por momentos pierde el ritmo.



¡Sonríe!