1 jun. 2009

Bailó Bertha.

Si, es tu primer día de trabajo, un apretón de manos con tu jefe, un paseo por las instalaciones del edificio y por fin llegan hasta la puerta de la que será tu oficina, enfrente hay un escritorio con una mujer atractiva detrás, es tu secretaria, un bizcocho que lleva por nombre Bertha y quien jugará un papel importante por el resto de tu vida.
La puerta de tu oficina es de cedro rojo, tiene una placa elegante en dorado que se lee como sigue:
                                                         “XIX ayuntamiento de algún lugar”
                                                            Secretario de seguridad pública
                                                                 Licenciado Fulano de tal.  
Entras en tu oficina, es grande y moderna, hay un conjunto de muebles hechos con caoba, esto de inmediato te regresa a tu niñez, cuando te bañabas a jicarazos en aquella vieja y pequeña casa de ladrillos, el shampoo que usabas era de caoba e invariablemente siempre gritabas ¡shampoo! Para que tu madre entrara al baño a darte una ración, la vida era difícil y no podías darte el lujo de desperdiciar.
Cuando vuelves de tu viaje a tu recóndito e impensable pasado, sigues con tu asombro al conocer tu oficina, te quitas los zapatos para disfrutar de la alfombra y la estática con tus calcetines, es mejor que una mañana de 25 de diciembre en busca de regalos. Un par de libreros repletos de la historia jurídica de México, las leyes que dictan la constitución política mexicana y una serie de tratados internacionales sobre justicia, pero hay algo más interesante aún, un par de botellas de vino que ves como verías a un par de mujeres coquetas, una sonrisa semejante a la del grinch se dibuja en tu rostro y te dispones a probar un poco de gloria, tu primer día de trabajo es suficiente motivo para festejar.
El teléfono suena y arruina tu momento de relajamiento y festejo, al otro lado de la bocina esta Bertha, te comunica con el comandante de la policía municipal, la razón de la llamada es solo para presentarse y ponerse a tus ordenes, además de agendar una presentación con los elementos de las fuerzas policiales de la ciudad, en tu vida habías conocido el poder de esa manera, la llamada termina.
Después de eso llaman a la puerta y otorgas el permiso para entrar.
Una fina imagen se contornea por el umbral de tu oficina, Bertha, en un traje sastre impecable, unos tacones muy elegantes y unos lentes de armazón negro cautivan tu mirada.
-Licenciado, tenemos café, té y jugo, ¿le ofrezco algo?
Tus piernas en mis hombros, piensas.
-Gracias Bertha, te aviso en un rato, ¿bien?
-Claro licenciado.
Y se va sabiendo que los próximos 2 segundos tu mirada estará en su trasero.
En adelante los días se tornan monótonos en la oficina, cada mañana a eso de las 8:05 pasas por el pasillo y pones en mute a Bertha mientras te da los buenos días para imaginarte que te pide que la revientes de placer, en tu oficina diariamente te esperan una serie de problemas que debes solucionar, la honorable dependencia para la que trabajas está inmiscuida en problemas de honestidad y corrupción, desde que llegaste a la silla has tratado de solucionar eso, pero no es tan fácil como contratar a un buen agente de publicidad y relaciones para después sentarte a tomar una cerveza.
Te das cuenta de que ir en contra del sistema es una mala idea, y no hay otra opción que ser un engranaje más del mismo.
Hace un par de años te encontrabas en una cena con políticos de cuello blanco, tu derecho de admisión fue tu premio al valor del estado por ser un ciudadano ejemplar y desempeñar un trabajo a prueba de irregularidades en un departamento de la secretaría de seguridad, hoy tienes a tu cargo a una red de policías corruptos y disfrutas de una sesión de delicioso sexo con Bertha en un hotel de paso mientras que tu esposa piensa que estas en uno de tus tradicionales jueves de póker con ex compañeros de la universidad. Tu vida ha cambiado mucho.
Un domingo de cruda llega a tu sacrosanto hogar un individuo a bordo de una camioneta último modelo, se baja con un maletín metálico y dice que ha venido a proponerte el negocio de tu vida, entran a tu estudio que es donde generalmente hablas de “negocios” y te dispones a escuchar.
-Es fácil, mi jefe solo quiere un poco de seguridad para que sus negocios funcionen, no harás nada que el resto no haya hecho ya.
Aquí viene una decisión importante en tu vida, hasta ahora has destruido tu moral en silencio y probablemente cualquier persona pueda calificarte de escoria de la sociedad, sin embargo, hasta ahora no habías tenido a un pendejo en ropa de rancho y con una pistola con chacas doradas pidiendo por seguridad muy bien remunerada.
Tu respuesta no podía ser otra.
Un día regresas del hotel de paso por una vía rápida, un par de camionetas te emboscan y se bajan 4 tipos con pasamontañas, no te queda más que disfrutar del concierto de percusiones, tu vida termina.
Todo se va a la mierda, bueno no, mejor dicho, todo se queda, tu oficina, tu puerta, las botellas, bailó Bertha, todo, menos tu, tu si te vas a la mierda.
Al otro día, el personal de intendencia desprende la placa con tu nombre de la puerta y lo hecha en un cesto de basura, tu jefe entra a la oficina tomando del hombro al que será el nuevo secretario de seguridad pública.  


12 comentarios:

Jolie dijo...

esto parece corto con damián alcazar, uno de los bichir y como Bertha seguro cualquiera menos la talancón. jaja

estos son circulos viciosos pero hasta siendo redondantes terminan dando de si cumplen cierto plazo.

Ese wey dijo...

¿El jefe de seguridad de insostenible moralidad dice que no a un mafioso?

El escrito está mla desde ahí.

Rich dijo...

Jolie:
Si, suena mucho a Alcazar.
Por cierto, creo que no es Bichir. :P

Ese wey:
Efectivamente está mal, no por tu observación sino porque no es fácil de inferir.
Mi intención siempre fue que se viera de manera lógica que el secretario había aceptado.
Como sea, fue casi al final.

MauVenom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MauVenom dijo...

Ups

pues yo no pensé que lo mataran

para mí había dich un Sí

ahora que quizá como dice Jolie el final es el mismo digas lo que digas y sólo cambia el momento

y qué cambia si tu respuesta es diferente, hay forma de salirte de esa si te la ponen enfrente?

quiero pensar que sí
pero soy ingenuo

la MaLquEridA dijo...

Siempre he dicho que cuando te ponen enfrente un portafolios con dinero ,
ya no hay manera de echarse para atrás.

Por muy honesto que seas el dinero siempre pesa más.

Y sabes que tu vida siempre será lo primero que se lleven,si te niegas a algo.

Así funciona México.


Hola.

NTQVCA dijo...

En México o en otro lugar del mundo, la realidad supera la ficción, aún en cuentaletras, saludos jefecito.

Rich dijo...

MauVenon:
No, bueno, yo digo que no se puede salir, siendo honestos de momento no quiero averiguarlo.


Malquerida:.
Si, bueno, todos tienen un precio.
Saludos, malquerida. :)

NTQVCA:
En todos lados, efectivamente.

El extraño mundo de Laury Paris dijo...

Andale... plasmada la meriritita realidad.... y te quedaste corto yo creooo.... pero pues ahora si que el que no es policia es narco... pero al fin de cuentas es lo mismo

Ese wey dijo...

Es que si aceptas no te matan. Te delatan con la PGR y sales junto a otros 29 compitas en las noticias, ¿ves?

tnf25 dijo...

Tan inventado que imita perfecto a la realidad....me gusto..

Mara Jiménez dijo...

Rich... es tan real, que hasta parece crudo. Me queda una duda, para mi ¿eh? No te estoy echando el muerto... ¿Cuándo fue su primera concesión con él mismo? Si haces la peli... ¿me invitas? jejeje.