28 feb. 2009

Volver a Itaca



Recuerda: " Ten siempre a Itaca presente en el espíritu "

En el sueño... Un viento inesperado hizo vibrar las puertas y nuestros labios eran de cristal en la noche aquella del reencuentro, estaban cubiertos y empapados en sangre, dejada por los besos de las bocas perdidas en medio de los bosques. El fuego calcinaba nuestros brazos como de piedra y su ceniza roja pretendía cegar nuestros ojos llenos de indiferencia atrapados entre cuatro murallas amasadas por cráneos y arena de los trópicos. Aquella fué la última vez que hablaste con Circe , llevaba la cabeza llena de pájaros y de flores de almendro en las sienes sus lamentos estaban recubiertos entre lenguas de fuego y voces doloridas.

El rumbo de los barcos es desconocido y el que dirige la caravana que va por el desierto deja un solo rastro sobre el agua y la arena, sus mástiles van heridos y los huesos amontonados sangran.

Aquella fué la noche que nuestros labios de cristal y de sangre unieron por fin nuestro aliento, mientras la libertad desplegaba sus alas encima de nuestras nucas heridas por el tiempo, ese beso fue su sello...

Ahora que desembarques en Itaca recobra cada gesto, cada instante, cada brillo y cada mueble.

Tiñe de castaño el cabello. Devuelve la conciencia a su infancia el gusto por vivir, la claridad del horizonte que te aparta de quien quieres sonriendo y mirando hacia él. Por la gracia divina, por el poder de los dioses te jubilarás por fin de ser agente viajero. Cada vez estas mas cerca cada día lo compruebas en el espejo, el calendario se devora los días y el reloj de arena el tiempo.

Ella estará del otro lado esperando de brazos abiertos casi como una estatua, sosteniendo en la mano un letrero a orilla del mediterráneo.

Tu sabes que puede esperar sin prisa desde las costas hasta las murallas frescas, hasta la luna y de regreso, aún con todos los obstáculos a tus espaldas, Penélope es fiel aunque tardes 20 años, puede que muchos intenten acercarse o meterse en su cama, ella es fuerte, inmóvil, es una estatua de bronce, con un amor arraigado en el espiritu, el mas sereno de todos, tejiendo y destejiendo en el arsenal de la memoria la respiración de un anhelo a la orilla del mar,
aun con todo el cuerpo estoico e insatisfecho ella aguarda paciente.

Los diemotrones de la ciudad habrán crecido como hierba descuidada y sus frutos antiguamente verdes podrían envenenarte, la puerta estará muy bien cuidada por un guardián multifacético, pero él te reconocerá. Los muebles quizá tendrán las piernas tambaleantes, quizá las telas tendrán el cutis arrugado, solo el aire infiel y osado habra mordido las caderas de penélope un instante.

Quieres ser amado, recordado por tu barba, que el pueblo levante monumentos o haga leyendas en las calles sobre tus hazañas, que tu vida la contemplen en el cine, y los libros de literatura, que tu rostro circule en las monedas de Itaca entre las manos de Telémaco.

Será mejor que vuelvas a Itaca Pronto

Tuya Penélope.

16 comentarios:

El gran Gatsby dijo...

Soy Odiseo, el hijo de Laertes, el que está en boca de todos los hombres por toda clase de trampas, y mi fama llega hasta el cielo.

Habito en Ítaca, hermosa al atardecer. Hay en ella un monte, el Nérito de agitado follaje, muy sobresaliente, y a su alrededor hay muchas islas habitadas cercanas unas de otras, Duliquio y Same, y la poblada de bosques Zante.

Ítaca se recuesta sobre el mar con poca altura, la más remota hacia el Occidente, y las otras están más lejos, hacia Eos y Helios. Es áspera, pero buena criadora de mozos. Recuerdo bien todo y tus cabellos hermosos huelen a naranjo fresco

La sonrisa de Hiperión dijo...

"hasta la luna y de regreso, aún con todos los obstáculos a tus espaldas, Penélope es fiel aunque tardes 20 años"

Penélope.... la niña de los sauces de los que nunca caen las hojas... Jodido tiempo!
Saludos!

NTQVCA dijo...

Penélope,
con su bolso de piel marrón
y sus zapatos de tacón
y su vestido de domingo.

Buen cuento mi Jolie, aunque cada vez me parece mas lejano que alguien pudiera dedicar su vida a otra persona de esa manera.
Salud

Jolie dijo...

No, no era la misma belleza que idolatré como sólo se puede hacer con aquello que sabemos inalcanzable y superior. siempre recordare tu adorable gesto con sus grandes ojos abiertos. Besos Gangster

El tiempo tirano condena a la paciencia, pero uno sabe como reconocerse al final.

sonrisas hasta allá Hiperión


Mi querida Heroina trágica: llamame ilusa, masoquista o cursi irremediable que sueña, cada vez estoy segura que un amor asi es posible mientras en el espiritu la palabra itaca se mantenga viva como una llama.

yo, crédula.

marichuy dijo...

Jolie

Y cuando regresó a su añorada Ítaca, Ulises cayó en la cuenta de que la melancolía ahora se le provocaba el ancho mar con sus infinidades posibilidades.

Y mientras, en Ìtaca Penélope aguardaba a su amado tejiendo y destejiendo sueños, pero también desgastándose a si misma.

Dice el tango que 20 años no son nada; pero para mi, veinte años de espera, son veinte años de soledad, de calentar y apagar deseos, mientras tu hombre vive, batalla, conquista y tiene aventuras... son una eternidad.

Besos impacientes

chOcolAte sEnXuAl dijo...

hahahaha caiiiiiiiii tuve que venir a ver de que hablasbas porque no entendia nada... jiji

Y se sienta sola en el ander, esperando que llegue ese primer tren qu ele devuelva a su amado...

W dijo...

Esta frase me encantó :

es una estatua de bronce, con un amor arraigado en el espiritu, el mas sereno de todos, tejiendo y destejiendo en el arsenal de la memoria la respiración de un anhelo a la orilla del mar

Me imaginé a Penélope.... me imaginé yo !!!!!

besitos Jolie

BEATRIZ dijo...

Bueno Jolie,

Es que algunos viajeros, son siempre viajeros, los llevan sus pasos siempre hacia algún viaje nuevo. Los astros no se pueden detener, si lo hacen salen disparados hacia la nada.

Me gusta ese sueño de amor "sereno" aunque la serenidad es una paradoja cuando se habla de amor.

Yo también estaba perdida, y ya estoy de regreso, espero que con menos distracciones.

Gracias por hacerte presente.

Saludos

MauVenom dijo...

La fuerza inconquistable de Penélope es quizá la mayor de todas las fuerzas. Quizá también la pero de las necedades. O el más admirable amor.

Aunque me resulta difícil pensar el día de hoy en una entrega de ese tipo, sabes Jo?, todos de alguna manera somos esa Penélope esperando una vida sin dejar que que nadie se acerque a nosotros, somos héroes trágicos de alguna causa que nos es incuestionable y a la que quizá en secreto entregamos nuestra vida entera.

Besos. Excelentemente bien escrito, como siempre.

Simbad de la Porra dijo...

me sigues sorprendiendo....

como le haces paea tener las frases que busco...

"Aquella fué la noche que nuestros labios de cristal y de sangre unieron por fin nuestro aliento, ..."

Rich. dijo...

Me siento un poco ignorante, pareciera que todos aqui habían escuchado o leido algo al respecto.
Yo solo sé que no sé nada, y que este cuenterijillo tuyo aunque muy fino y profundo para este pobre analfabeta, me ha gustado.
Yo quiero una vieja así.
Tampoco pierdo las esperanzas en que sea posible un amor así.
I want.
Saludos, Jolie. :)

Jolie dijo...

A veces el amor suena a egoismo, a sacrificio atejer entre ambos el ceder y quitar. Yo no tengo remedio quizá cualquier dia de estos comienze a tejer y destejer sueños pero con la plena convicción de que eso es precisamente lo que quiero llegar a alcanzar. Besos pacientes Marichuy

es raro que hable yo de paciencia ... jeje

Chocolate sensxual! si! era todo un estratagema ;)

W: Todas tenemos algo de Penelope en el espiritu, todas por amor buscamos avidamente el anehlo, el sopor, la templanza suficiente, no creo que exista solo un amor asi en los libros solamente

besos mi W!

Beatriz: Seguro tendras mucho que contarme, por alguna razón el andar perdido aveces nos brinda cierta serenidad y la posibilidad a la otra parte de saber la aventuranza que tienes que contar. Besos de Júbilo por tu llegada

Mauvenom: Alguna vez me dijeron que era muy perseverante, pero creo quiza en el fondo que fue necedad, yo creo que hay parte y parte es tener esa convicción de quedarte ahi asi sin mas. Que no te resulte dificil, la palabra itaca para mi es espiritu y esperanza, es tener los ojos llenitos de amor y que se te iluminen cuando le ves por fin, cuando sabes que es la persona indicada, la que esperabas, la que pacientemente te enseño que todo tiene al final una correspondencia.

Besos convencidos :)

creo que algun día te contaré mi historia. Yo no esperé 20 años el amor no tiene que ser una condena

Mi querido Marinero: a ti debi dedicarte esto, ¿sabes que en algun momento de intercambiar frases, palabras y situaciones tu te me veniste a la mente todo el tiempo?¡

Rich!: Pues cuando tu gustes te cuento la historia de odiseo(ulises) es fascinante y llena de claves sobre la templanza el valor, y claro el amor!

gracias por tus palabras. Besos certeros hasta ensenada.

ikerjauregui dijo...

Me encanto!!! La verdad que tienen mucho estilo, me encanta que existan este tipo de escritos pues entra uno se espejea y sale dándose cuenta que solo es uno mas, Saludos Jolie, eres un bombón de mujer y gracias por la paciencia.

♥♥ ★★Itzi Citlally★★ ♥♥ dijo...

Vaya que es intensa y Penelope es muy intensa hay varias frases que llegan profundamente y me gustaria usarlas este post estuvo muy padre :)

Saludos que tengas un buen inicio de semana ;)

Karla dijo...

y cuando al fin después del tiempo volvieron a estar juntos, ya no existía nada, sólo silencio

Générique dijo...

La espera de Penélope fué larga, pero no sin esperanza, no sin razón. Muchos parecen ignorar que Ulises, antes de marchar, prometió volver y dejó su corazón con Penélope.

La espera fué larga, pero nunca hubo duda en si Ulises volvería, el momento exacto era incierto, pero él retornaría ¡eso era un hecho!

Y el amor fué lo que impulsó a Ulises a prevalecer, él jamás rompería su promesa él regresaría, vivo o muerto, a Ítaca y se reuniría de nuevo con su amada.

Aún hoy en día no me parece una historia descabellada, imposible o lejana, tan sólo hay que asegurarse que todos los elementos estén ahí. No cualquiera tiene esa fé en una promesa, pero pocas tienen el carácter que tenía Penélope. No todos guardan una promesa como lo hizo Ulises, pero aún menos tienen su fortaleza y valor.

Pero ya muy pocos viven en Ítaca, se requieren principios y valor y fortaleza y entereza. Ya muy pocos están dispuestos a pagar el precio.



¡Sonríe!