1 mar. 2009

Bombón Pepe

─¿Qué? ─me cae que no entendí ni madres.
─Sí joven José, díganos cuál es el significado de la palabra “nudibranquio”, “nu, di, bran, quio”. Tienes treinta segundos para responder. Silencio en el público.
─Ehhh... viene de nudo ¿no?, y de branquios, o sea que un nudo en los branquios o bronquios, nudo en la garganta pues... ¿no?
─¡Pues no mi querido Pepe! “nudibranquio” significa... pérame... ah, aquí esta: relativo a un orden de moluscos gasterópodos marinos, sin concha y con branquias descubiertas dirigidas hacia atrás. Lo siento, tienes cien puntos menos... y ¿esto qué nos indica? Claro, ¡te vas al recorrido de la muerte! Vamos deseándole suerte a José, todos con las manos, aplaudiendo.
Méndigo bato, cómo disfruta viéndome sufrir, y mi novia allí en el público a risa y risa. No sé cómo acepté venir a este estúpido programa, me cae.
─Párate aquí mi Pepito. Dime, antes de comenzar, ¿es tu novia aquel bomboncito que está sentada allá arriba?
─Sí, Gloria, ¡hola miamor!
─¡Hola Bomboncito!
─¿Bomboncito? Si eres un palo, ¿o no público?
─Palo es lo que te voy a dar si sigues fregando... Sí, hazte pendejo, como si no me hubieras escuchado, méndigo gordo.
─Si te escuché cabroncito, y sí sigues mamando no te la vas a acabar, aquí se hace lo que yo digo.
─Uyuyuy, qué miedo, pinche marrano.
─Vamos aplaudiéndole la Gloria para que pase aquí al escenario.
─¿Ya vas a mamar cabrón? Nomás que te pases con ella.
─Tú tranquilo pinche Pepito, que si no te hago pasar el peor ridículo de tu vida.
─Hola preciosa, dinos tu nombre completo, a mí y a la cámara.
─Hola, Rosa Gloria Celeste Prieto.
Pinche Gloria, así son todas las viejas, ya deja de volarte con el marrano. Estoy esperando un besito, aunque sea. Ya quita esa sonrisa estúpida. Sí, ya saliste en la tele, ¿contenta? Ya abrazaste mucho al marrano...
─...o no Pepito?
─Perdón, estaba distraído, ¿qué pasó?
─Si, que aquí Rosita, con ese cuerpo de modelo que tiene, puede trabajar de edecán en el programa, ¿verdad público? ¿Rosita o Gloria? Cómo quieres que te digan, mi reina.
─Gloria está bien... mejor Bomboncito, como me dice Pepe.
Qué, ¿ya no soy Pepito? Pinche vieja, cómo cambia con la fama. Así son las viejas, nomás ven lana y a ya se olvidan de uno.
─Ok, Bomboncito, tú vas a ser la edecán esta noche apoyando con porras a José... que se dirige ¿a dónde público?... Correcto, a nuestro famoso “Recorrido de la muerte”.
─¡Vamos miamor! ¿Así están bien las porras Don Porky?
─Claro reinita. Un poco más de ganas y estarás del otro lado, ahora lee las instrucciones del recorrido de la muerte, fuerte y claro pa´ quel público te entienda.
Ta bien: El sujeto en cuestión iniciará el recorrido...
─No reinita, aquí es cuando dices el nombre del concursante, o sea Bombón Pepe... no se rían público, se está enseñando la pobre.
─Otra vez, pues: Bombón Pepe, mi Pepito, iniciará el recorrido en el sendero arácnido. Después pasará por la fosa de las sangüelas, o sansarangüelas... a no, sanguijuelas, perdón, y por último entrará a la jaula de los gatos salvajes, donde tendrá que rescatar a un canario... Ánimo Bomboncito.
Tan locos si creen que voy a hacer todo eso por mil baros, váyanse a la mierda, y tú, mendiga vieja volada, ahi te ves.
─Calma público... es solo una crisis de participante, veamos, ¿Quién quiere tomar el lugar de Pepe?
─Yo Don Porky, yo...
─No reinita, tú te quedas a mi lado, para ti tengo otros planes- Bien, seguimos jugando a: “El recorrido de la muerte”. Un aplauso para nuestra nueva edecán: Rosa Gloria Celeste prieto.



Carlos Martin, el Director
Octubre 2003

5 comentarios:

Rich. dijo...

Ese don Porky se merece una putiza.
Rosita también.
Y Pepe yo creo también, pff todos merecen una putiza. xD

Générique dijo...

¡Vaya! Ese no conquistó, ¡se la robó a las malas! Pero bueno, supongo que así puede pasar.

Interesante historia, aunque hubiera esperado un lenguaje propio para TV. No, de ninguna manera me ofende el que digas mierda o cualquier otra mamada, no tengo problemas con eso, es solo que me cuesta mantenerme en contexto.

Yei dijo...

me gustó mucho!!!!

NTQVCA dijo...

Pues yo que el Pepe, me quedab con el premio y me olvidaba de la Rosita ingrata.

elbipolar dijo...

Rich.
Todos se merecen una putiza... buen comentario

Gén.
El ejercicio de este cuento es, precisamente, separar lo que se dice en general y lo que se dice en particular. En este caso, diferenciar lo que los dos personajes principales (Pepe y Don Porky) dicen hacia el público y lo que se dicen entre ellos mediante el uso del lenguaje.
Ej. "Haste pendejo, como si no me hubieras escuchado", que dijo Pepe y lo que le contestó Don Porky: "Sí te escuché, cabroncito".
O no, Gén...


Yei.
Gracias

Morra.
Mejor le hubiera dado un putazo en la panzota al Don Porky y le hubiera agarrado una nalga a Rosita en público