4 mar. 2009

Este hombre que les describo


Este niño del que les hablo estaba impresionado con el color verde por la simple razón de que así era el auto de la casa, en la escuela sin embargo admiraba el negro de la tinta con que escribía porque lo hacía sentirse mayor y responsable, le daba un aire de seriedad a sus letras, aunque la pluma roja por otro lado tenía una fuerza especial por su capacidad de hacer que todo se viera importante y urgente. Había también quedado admirado por una mariposa azul eléctrico que vio y más que fascinado con las luces neon de aquellas dos ciudades, le gustaba imaginar que en su casa habría de esas algún día . Otro verde presente era el de los ojos de su madre que todo mundo alababa pero que al chico éste se le hacían muy normal como los azules de su padre, problablemente por la costumbre, en cambio la mirada gris profundo del abuelo sí era interesante. A este niño le compraron mil pinturas de diversos tipos y con todas ensayó, mezcló y por algún primario momento atravezó su mente la idea de dedicarse a las artes gráficas, pero no, porque el inventario ofrecido por la naturaleza o la tecnología era insuperable y ninguno de esos profesionales lápices lo pudo igualar nunca.

Pero impresionante; la policromía de los peces vistos a través del agua cristalina del acuario.

Este adolescente del que les platico descubrió que el color negro que tanto admiraba al reflejarse en la sala laqueada casi como piano era fuerte y retador como sus propias emociones y el volcán que nacía dentro de él. La estética de aquellos años ayudó considerablemente a crecer la manía y el clóset, los muebles, aparatos, lo que llegara se tornó negro. Incluso sus amigos se hicieron de este color para acordes todos caminar por la calle en un uniforme estado de protesta volcada en lo que pretendió ser un reclamo elegante, una variedad de rebeldía con clase. Pero de aquellos días se quedaron también los ojos obscuros de aquella chica que fue obsesión, el blanco impoluto de las paredes que resaltaban todo, el azul de la aerolínea que lo llevó y lo trajo, el color cobre de la propia piel quemada por el sol y el logotipo de un perfume siempre presente que justamente lleva nombre de colores.

Pero único; el negro en aquel gato irrepetible que fue el compañero de toda la vida.

Este joven del que les cuento despertó un día sintiendo un verdadero rechazo por toda esa lobreguez que lo acompañó tiempo atrás y advirtió un gran alivio al ponerse aquellos jeans de azul muy claro casi deslavado y las playeras de colores simples que antes parecieron elementales. Probablemente fue por la vida frente al mar que el azul tomo esa importancia inmensurable y dominante como el Océano Pacífico mismo, quizá por aquel cielo de verano que todo lo demás se manchó celeste y marino. E iniciaron los años cobalto en los que alternó la tranquilidad y la tristeza, la electricidad y la fluidez, las flores del norte y las aguas del sur.

Pero extraordinario; el azul brillante de esa noche en el desierto que me vio dejar atrás el corazón.

Este hombre que les describo descubrió que aquel tranquilo azul se tornó en tristeza y entonces decidió diluirlo en la misma agua con la que regó la tierra de la cual nació este rojo que hoy domina, esta calidez que parece invadirlo todo como para amanecer de nuevo y por fin vivir un placentero esplendor que promete extender los años. Maderas claras, plantas encendidas, el pigmento de la arena... legado excesivo de esta nación sin inhibiciones que con arcilla arma paisajes. Así en el color del fuego descubro locura e ímpetu, promesas de vehemencia, un episodio que me llena de ánimos que no pronostiqué, aplomo que ha diferencia de lo que antes tuve no es frío, triste o encubierto. Me es integral a un mundo al cual al parecer finalmente pertenezco.

Pero prodigioso; el rojo del sol que veo desde esta ventana tan nueva como el destino que ahora estreno.

Antes de irnos del mundo deberíamos conseguir los óleos representativos de cada uno de los colores que marcaron una étapa importante de nuestro vivir. Poner sobre una superficie porciones de cada uno dependiendo de cuántos años fue que por turnos dominaron la visión. Con ciudado mezclarlos. Descubrir así el verdadero color de lo que fuimos. Con que tono fue que colaboramos en la obra de la vida.

Me gustaría descubrirme brillante e intenso.

24 comentarios:

Générique dijo...

¡Excelente! Muy buena crónica. Me gustó la historia, la idea y como plasmaste todo.

E interesante la dinámica que propones, aunque no creo que en diferentes etapas de mi vida hayan dominado diferentes colores, de alguna forma sería casi exclusivamente uno, el acero.

A dijo...

Mau, guau! (wow es lo adecuado pero no va con tu nombre)

Me encanto tu texto, me encanto el multicolor ;)

Por otro lado, yo soy intensa, pero no brillante, mas bien; bastante mate.

El negro y el blanco de el cuartucho que alquile a los 15 años, el plumbago del colchon -unico mueble - con que contaba.

Hoy muchos marrones, muchos ladrillo ¿sera que sigo en construccion?

Besos Mau, besos de arcoiris
A.

MauVenom dijo...

Gen

Muchas gracias. Los colores han ido cambiando en mi vida sin que yo hiciera mucho al respecto, aparecen o se van de mi interior y tendrán que ver con mi crecimiento o mis cambios.

Que curioso, no reflejas para nada un color acero, sí eres sobrio pero no parecer frio e impasible en lo absoluto.

Y de acuerdo, el acero, el cromo y al plateado me vuelven loco también.

Un abrazo.

MauVenom dijo...

Mi querida A

Me gusta eso de ser intenso pero no brillante. Me da curiosidad. Me obligas a imaginarte.

En construcción estamos todos, menos mal tu evidentemente ya tienes el material que es lo difícil de conseguir.

La mayoría son un terreno valdío en espera.

Gracias por tu comentario y por venir aquí. Me gusta que ahora nos encontremos en más lugares.

marichuy dijo...

“Me gustaría descubrirme brillante e intenso”

A mí también

Mau, yo siento debilidad por dos de los colores que has descrito aquí: azul y negro. Desde que tengo memoria me han acompañado, y aunque temporalmente haya sido seducida por otros y aunque amplíe mi espectro y de pronto sea casi multicolor, inevitablemente regreso a esos dos.

Hermosísima la añoranza que de tus etapa vivenciales, los colores de tus días; la asociación de emociones y momentos, con colores. Siempre he sentido que un día nos pude parecer tan luminoso como el espectro del arcoíris o tan gris como una tarde nublada. Los colores con que percibimos nuestro entrono, sin dudad están matizados nuestros estados de ánimo y etapas de nuestra existencia.

Un beso azul Klein

mafalda dijo...

...

El naranja, el verde, el marrón, el amarillo y el negro. Esos son mis colores, se mezclan por temporadas, eso sí, nunca están solos, siempre en duo, en trío o todos juntos.

Brillar...¿será que en algún momento? No lo sé. Lo que sí es seguro, es que ninguno pasa desapercibido.
Son intensos, incluso descarados, alegres, desparpajados. Me quedan muy bien, eso que ni que.

Yo no voy con la moda, voy con mis sentidos y por el sentido de la vida.

Saludetes y besetes para vos.

Mafalda

jess dijo...

De adolescente siempre adoré el color morado, siempre me pintaba los labios de ese color....

Ahora sigo sintiendo especial cariño hacia el color del "luto de la iglesia", pero siempre me he dejado seducir por el color azul....

Azul que te quiero Azul...

Las personas más especiales de mi vida, han utilizado en su arreglo personal dicho color la primera vez que hicieron acto de aparición en mi vida.

Tú eres intenso y brillante Mau!!
De colores nítidos.

Un fuerte abrazo!!

Jolie dijo...

desde que lei el titulo te fui imaginando y aun descubro tantos matices que es imposible mi Mau tu no eres un hombre gris en lo absoluto

todo lo que conforma en nuestra paleta es sin duda la consecuencia de quienes somos y como nos mostramos. Apariencias hay muchas pero la profusión lo que no se oculta con disfraces o antifaces brilla por si solo

(yo de lo que dudo es que mi ortografia no luzca en este momento jeje)

un beso transparente

Ana A. dijo...

Soy especialmente adicta al Café, el 90% de mi ropa es café, mi casa es café.
Mi piel es café igual que mis ojos, no voy por la vida pregonando que soy adoradora pura de ese color, la gente lo detecta. Es más no se si me sienta bien, a mi me gusta. Me da tranquilidad.¿que será?

MauVenom dijo...

Mari

A pesar de que el negro fue tan importante en mi historia y que lo sigo apreciando tanto creo que si tuviera que escoger sólo dos serían el azul y el rojo.

Pero hoy trato de meter más colores cálidos y otros claros para permitir que amanezca de nuevo en mi vida.

Veremos en unos años más que será lo que haya aportado el pantone de mis instintos.

Me gustó eso de recibir besos azul Klein... aunque reconozco que siempre se me ha hecho muy similar al colonial. Igual me fascina.

Gracias como siempre. Te deseo días nitidos y multicolor. Besos.

MauVenom dijo...

Mafalda

Tú no sabes como me acordé de ti cuando le daba vueltas a este texto antes de escribirlo.

Recordé mucho aquellos primeras letras que te leí en las que decidiste pintarlo todo de colores y me dejaste fascinado.

Te conocí a través de los colores y aquí seguimos mi querida niña de Buenos Aires.

... Esto lo pinto tornasol en honor a Cornelio.

Besos.

MauVenom dijo...

Jess

Me da mucho gusto caer en cuenta en este momento que el día en que viste una imagen mía era una camisa azul lo que yo llevaba puesto.

Pero no te imagino de morado, siempre se me ha hecho un color tan extraño y tan ajeno a mí.

Mejor aún que ser brillante e intenso es el ser nítido y eso no lo había pensado. Gracias por eso. Espero que así sea en realidad.

Un beso enorme mi querida señora Rabbit.

MauVenom dijo...

Amazing Jo

Gracias por tus palabras, más que eso por tu apreciación. El gris me gusta, mucho, especialmente en la ropa, pero ciertamente si me tuviera que describir a mí mismo con un color solamente no sería ese.

Menos mal es de varios colores que me ido formando y no tengo que escoger sólo uno.

Tienes razón. Te puedes pintar de lo que sea pero como dice Cindy Lauper "your true colors shining through".

En algún momento mostramos lo que realmente somos. Como tú que eres poeta.

Un beso transparente tienen la ventaja de la pureza sobre todos los demás. Uno igual para vos.

MauVenom dijo...

Anne

Tú no sabes como odié el café durante años. Pero fuerte.

Y ahora, de repente, me parece un color agradable y sobrio, adecuado para ciertas cosas que van desde alguna ropa hasta muebles. Y no entiendo por qué. Será que es el color de la tierra y como es mi elemento zodiacal... no sé... estoy inventando, buscando razones.

O será que es el color y nombre de la bebida a la que soy verdaderamente adicto.

O quizá porque posee el encanto de la claridad a pesar de ser obscuro.

Gracias por venir a verme aquí. Un besote niña del cine.

NTQVCA dijo...

Digame Mau, hay color transparencia, porque ese me parece que es el color de ese hombre que nos describe.
Saludos

MauVenom dijo...

Usted cree?

Finalmente el transparente tomará en color de lo que haya tras de si, puede ser negro y lúgubre o blanco y limpio. Puede ser cualquier cosa.

Quizá sea cierto. Ojalá tenga usted razón.

Gracias por venir hermosa.

Besos a la "long cool woman in a black dress" (como dirían los Hoollies).

Mara Jiménez dijo...

Impresionante la paleta de colores que adornan la vida de este ser que nos describes. Ojalá todos encontremos tan extensa gama, para poder ver siempre el arcoiris completo, incluso, sin la olla de oro al final. Lo importante es saber ir del rojo, al negro, al azul y al verde, sin mermar nuestros espíritus.
Gracias Mau, excelente y conmovedor texto.

tnf25 dijo...

Tanto color....tantas combinaciones...fascinante....

MauVenom dijo...

Que padre comentario Mara, mil gracias. Me emocionas.

Pues, para serte franco, me da miedo que la combinación final de todos esos colores pudiera ser opaca o triste. Espero que no.

Por el momento es el rojo el que anda por aquí y agradezco su pasión y su brillantez, su intensidad.

Gracias por venir y darte un rato para leer mi texto.

Besotes.

MauVenom dijo...

Super Toño

Gracias mil por estar aquí. Por ver los colores, por entender las combinaciones y más aún por encontrarlo fascinante.

Un abrazote fuerte.

W dijo...

Me gustaría descubrirme brillante e intenso

Yo lo era....

Me apagaron en un abrir y cerrar de ojos...

Y hoy busco el rojo del sol para volver a brillar...

Excelente idea la de los óleos representativos!!!

MauVenom dijo...

W

Es el ciclo natural que los colores cambien. Fueron hermosos y se vuelven opacos y tristes.

Pero pareciera que se van a quedar así para siempre y cuando llega su tiempo renacen con una intensidad casi increíble.

Mi vida la dominó, como cuento aquí, el negro, luego el azul y aunque lo disfruté llegó a ser frio y triste.

No sé de donde salió ahora este rojo encendido y los colores del sol y la tierra... pero lo agradezco porque los necesitaba.

Cuestión de tiempo. Espera.

Que gusto conocerte. Gracias por leer y por tu comment.

Iris dijo...

Este post es definitivamente anaranjado!
Buen texto!!!
Me ha gustado.
Saludos

MauVenom dijo...

Iris.

Gusto conocerte. Gracias por tu comentario.

Me emociona que te haya gustado.

Anaranjado?. Puede ser, es un color cálido al que recurro cuando sé que necesito innovación y optimismo. Me agrada.

Saludos para ti también.
Vuelve.