27 mar. 2009

Un día cualquiera

Qué trabajo me ha costado despertarme hoy! Me siento diferente, extraño. A la regadera. Si, un rápido baño es lo que necesito. Tan pronto como pueda levantarme.

¡Vaya si me ha costado levantarme! Tal pareciera que... ¡Aaaaaahhhhh! ¡Aaaahh! ¡Una cucaracha! ¡Una cucaracha en el espejo sobre el labamanos! Una cuc... ¿de 1.80 y con barba de candado? ¡Oh, por dios! No puede ser, me he convertido en... ¡oh, por dios!

Lo del baño no parece ahora tan buena idea. Mientras me arrastro de regreso a la recámara pienso que esto debe ser temporal. ¡Si, antes de darme cuenta de seguro estare de regreso a la normalidad!

Ya en la cocina busco algo para desayunar. ¡Ugh! Súbitamente el estómago me dá un vuelco, cuando descubro que estoy hurgando en el basurero. Parece que será mejor olvidar lo del desayuno, aunque ¿que es eso en el fondo del basurero? Mmmmmm... mejor me apresuro a salir, antes de que me vuelva el apetito.

Como pude me subí al auto y conduje hasta la oficina. El viaje ha sido incomodo pero ya estoy aquí. Me escabullo discretamente hasta mi escritorio, esperando que nadie me note y enciendo mi computadora.

Me cae ¡no vuelvo a tomar entre semana! ¡Ouch, mi cabeza!

12 comentarios:

Générique dijo...

Una historia que escribí hace case un año. Una historia que, tal vez, más de uno ha vivido, de alguna forma.

Jolie dijo...

yo me siento vibora, gatita, una mariposa nocturna, hasta vampira... pero cucaracha jamás! si reencarno alguna vez no escogería ese animal, y diré una vanalidad pero esas alimañas viven mucho tiempo, sosbreviven las desgracias y claro no tienen vida sexual...

sería una cucaracha frustrada sin duda jajaja

Générique dijo...

Jolie: Bueno, algunas transformaciones no son voluntarias. Afortunadamente el sentirse como cucaracha fumigada después de una noche de copas ¡es temporal! Un par de Alka Seltzers con agua mineral, un buen desayuno y un buen café y regresas a la vida, a tu antiguo ser y existencia.

De poder escoger reencarnaría en águila y volaría alto. O en lágrima, nacería en sus ojos, rodaría por su mejilla y moriría en sus labios.



¡Sonríe!

MauVenom dijo...

Jajajaja

Yo quisiera ser virus... e infectar a quien se lo merece.

Je.

O algo volador. Para escaparme.

Saludos otra vez.

Lolita y El Profesor dijo...

Mmmm... ¡Pobre! ¡Qué mal despertar!
¡Qué feo pinta ese día..!
Pero bueno, espero que mañana sea mejor.

Saludos

Lolita

Générique dijo...

Mau: ¿Virus? Suena interesante, pero tan mala pata tengo a veces, que intento infectar a alguien que lo merezca y seguro me sale con que es inmune.

Alas. Sí, deberíamos tener alas ¿imáginas lo sencillo que sería trasladarse de un sitio a otro si tuvieramos alas? Aunque eso de la seguridad podría volverse un problema.

Lolita: Sí, días como esos son difíciles y laaaargos, pero la noche anterior hace que valga la pena tener que aguantar eso. Y además, de vez en cuando ¡hasta cae bien!

Pinche Vieja dijo...

Jajajaja yo quiero tomar de eso!!!!!!!!

Générique dijo...

Pinche Vieja: No es misterio. Un cartón de cervezas, bastante tequila, varios cocteles y un martini deben hacer el truco; te levantas al día siguiente y por lo menos hasta medio día te dura la transformación.

elbipolar dijo...

La metamorfosis de Kafka reinventada po un crudo

Adrián dijo...

Las onomatopeyas le dan en la madre a un escrito.

Solo van bien cuando batman y robin parten madres.

Générique dijo...

Adrian: Pudiera diferir, pues se pueden usar onomatopeyas sin darle en la madre a un escrito, pero no veo como viene al caso discutir.

"¡Aaaaaahhhhh!", "¡Ugh!" y "¡Ouch!" Son expresiones, no onomatopeyas y no veo nada más en el texto que remotamente se pudiera acercar a ser una onomatopeya.


Por si quedan dudas:

En lingüística una onomatopeya es el uso de una palabra, o en ocasiones un grupo de palabras, cuya pronunciación imita el sonido de aquello que describe. Ejemplos típicos de onomatopeyas son "bum", "pam", "clic", "clá" o "crac".

"Le dí dos tiros ¡Bang, bang! Y cayó muerto." Sería un ejemplo del uso de una onomatopeya.

Adrián dijo...

Si tan solo hubiera dicho que tu escrito las tenía, me hubieras puesto en mi lugar.