29 abr. 2009

Cada vez que cerramos los ojos (Ella insiste en que lo escriba)


Jolie dice que lo haga
que escriba
Yo le digo que no puedo, que me agobio yo mismo, le he contado que a veces dudo tanto antes de publicar, que mis letras me aturden y temo echarlas al mundo y que se vuelvan en mi contra.
Pero Jolie insiste en que escriba. Que diga lo que haya por contar.

Se propuso el tema Metrópolis para esta semana y lo acogí fanático. Quien haya ido junto a mí se sabe mi drástica relación con lo citadino y en especial con lo que suceda en esta plaza que hoy piso y a la cual hace poco dediqué una carta de reclamo. Me entusiasmó contar de nuevo con la alianza cósmopolita de este interesante monstruo para cuentear uno de sus capítulos de diversidad, amor y encuentro, de dolor o despedida irrevocable.

Pero no contaba yo con que el poder de la colectividad y la tormenta amenazante de un destino complicado estallarían justo cuando los narradores de esta casa tuviéramos en las manos nuestro tema. Justo cuando el revés y la paranoia se reservan mi entusiasmo de idealizar... porque lo que pudiera decir, soy consciente, se queda corto lo que en este momento se sucede minuto con instante en esta interminable ciudad de la cual hoy me siento obligado compañero. Y es que el relincho de un caballo apocalíptico es común a todos, pero descubrir que es de tu tierra de donde sale para recorrer el mundo tiene un sabor especialmente extraño, invita a un desvarío complejo que me pregunto cómo esclarecerá.

Un cuento sobre el pasado cobrará valor mañana cuando sea pasado, hoy estamos en medio, uno sobre el presente no tiene sentido, sobre el futuro no me arriesgo porque sé que lo hay pero no lo distingo. Me habré librado del síndrome de Casandra al fin. Quizá. Como sea, para una ficción así la biblia insuperable será The Stand* y espero con el alma que insuperable realmente lo sea. Les quedo a deber entonces la ficción pero no mi inmadura narrativa que finalmente no es más que el proceso de contar. De contar el cómo me toca de nuevo ser testigo de la fragilidad de las historias y lo vulnerable de los míos y los extraños cuando el camino decide otra vez mostrar su cambio y vuelta. Narrar que mi orgullosa soledad de cada día repentinamente se vuelve cárcel y podrían darme la llave sin tener mucho sentido abrir la puerta ya. Camino entre el rumor de incertudumbre y me maravillo por la presencia del espectador, me halagan las preguntas más sencillas y busco, lo confiezo, señales de perpetuidad y compañía entre los escombros que empiezan a caer. Y la gente. La presente gente que estará ahí mañana o podría no volver a ver. Valoro de nuevo la experiencia de sobrevivir y en medio de todo aún temo la eventualidad de no poderla compartir. Si el mañana decide, si no decide, si se quiebra o si otra vez me hará cerrar el diálogo incisivo con extrañeza, humildad y por qué no, gratitud, de esa que queda al final de un final cuando de todo, lo que permaneció fue nosotros mismos.

Y deseo lo mejor para ustedes también.

¿Valdría en algún momento seleccionar?. ¿Sería yo tan desmedido para jugar al amo de los días y decidir?. Rehúso el privilegio. Me acogo a la suerte de esperar que quienes hacen real mi vida me compartan mañana su conversación en un lugar de esos a los que antes recurrimos y hoy son lapidados. Hoy que todo cuanto fue se volvió peligro. Hoy que crecen las ansias de regresar al lugar de todos los días.

Pero no malentiendan, no es de tragedia de lo que hablo, esto es el relato de un hombre solitario que valora compañías, que ha aprendido con cierta ayuda a apreciar la amistad que no se conoce con las manos, soy una voz que hace el balance de su propia historia plagada de ásperas secciones y aún así de una larga lista de vivencias propias de una novela inspiradora.

Es solo que...
me ha dado miedo contarles lo que pasa por mi mente cuando pongo atención al diálogo del silencio.
Otras veces me intimidó el confesarme carente de ilusión
O incluso esperanzado con espectros de nieblas brillantes y casi tangibles.
¿Y hoy qué tengo que decir que ustedes no puedan rebasar con su propia vida?.
Pero Jolie me dice que lo cuente. Que me experimente con mis letras.

Y me atrevo hacerlo así y hacerlo hoy que soy cuentero porque lo que habrá por escribir va más allá de la realidad que nuestra poco templada resistencia nos permite adivinar. Porque esta moderna exitencia, si bien ya se le había ocurrido a otro es a nosotros a quien toca estrenarla en la vanguardia. Me complace entonces y me entristece también saber que esta metrópolis que nos refugia en sus manos temblorosas alberga hoy otro millón de historias que han de detonar en futuro inmediato o tal vez en una eternidad que podrá ser de dicha o de silencio, de agradecimiento o de no querer mirar atrás.

¿Hay alguien escuchando?.
Porque el ruido es tanto. Y el silencio amedrenta un poco.

Jolie me preguntó “¿Y si éste es el fin, qué te faltó que quisieras hacer?”.
-Nada. -Le dije.
Ella entonces contestó, “A mí tampoco me faltó nada”.
Y fuimos felices de darnos cuenta que entre el abismo de añoranza nuestras vidas son intensas e integrales.

Espero que alguno haya leído este cuento de metrópolis y cataclismo. Porque de ser así y recurriendo a al recurso épico, ustedes habrían de ser mi último vínculo. Gracias entonces mis queridos amigos de los últimos días.

Pero no se inquieten, no es tan terrible ni definitivo. Recuerden siempre que de cualquier forma cada vez que cerramos los ojos inicia un nuevo fin del mundo.
*
*
*
*
*Referencia
The Stand
Stephen King
SignetFiction 1978
New American Library / Penguin Putnam
NY. USA.

27 comentarios:

MauVenom dijo...

Amigos del fin del mundo.

Si alguno de ustedes no ha leído The Stand (la novela a la que hago referencia) y por morbo va corriendo a comprarla para leer nuestro presente, les aconsejo que consigan la versión completa y no la ofensiva adaptación recortada. Es un libro enorme de tres volúmenes, una auténtica biblia apocalíptica apasionante e incluso profunda en ciertos espacios. La versión corta es un insulto que el autor bajo protesta se vio obligado a autorizar por la brutal presión de su mercantilista editorial. Si la leen en inglés pues mucho mejor.

Abrazos y besos sin cubrebocas.
Total, son virtuales.

Jolie dijo...

hasta al fin seguro que tenemos preguntas revoloteando justo dtrás de nosotros, al final la vida es buena ha sido grata y ha sido plena ... almenos conmigo he podio hacer lo que he querido, he podido darme cuenta de la capacidad de asombro de otros y de la ilusión... he beber, disfrutar y comer casi todo, he podido decidir y tomar caminos aun cuando no fueron perfectos... en la intensidad quizá es cuando mas miedo da no ser distintos... entre lineas he descubierto pocas personas que se que me leen y se que comparten la misma intensidad
no son pocas con las que he podido vislumbrar mas allá su propia historia lejos de apariencias y egos que nada tienen qu ever con el ejercicio de contar letras...

muchas veces nos condena lo que decimos pero otro tanto loq ue escribimos, ese miedo a un espacio en blanco y desbordarse no es lo menos pero y cuando hayas a alguien que puede entenderlo en medio de metrópolis seguro que ya no está tan mal y me viene a cuento...

aún cierro los ojos y se que enmedio de palabras que puedan sonar simples o con pocas consonantes te descubro y logro vinculos inimaginables

unos pretenden enamorarse cuando el amor lo tuvieron ahi... otros hacer lo mas osado cuando ya atreverse puede que no sea lo adecuado a su edad, otros más prefieren dar su ultimo toque en su partitura, retrepar con desesperación...

es ud. muy intenso e integro, pleno de si y hasta entre abismos ha sabido hacer surcos luminosos que seguro uno a uno vamos descubriendo.

besos

MauVenom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MauVenom dijo...

Amazing Jo

Usted has sido la causante de este texto, digo, por si todavía quedó la duda.

Resulta que en medio de toda la confusión y la moral baja llegas con tu voz y me haces entender, lo logras porque como dices, hemos aprendido a leernos y a conocer más allá del texto y la letra. Porque al parecer somos hijos de la misma intensidad y en esa hermandad valoro la trascendencia de tus palabras y me ayuda.

Me ayuda porque identifico la convergencia, cierto, y dejo a un lado el pensar en las consecuencias de lo que tu nombras (con acierto) el ser distintos.

Contadores de letras somos Jo, y al parecer, las contamos con técnica similar.

Lo que escribimos siempre nos condena, te lo aseguro, pero mejor ser condenados por nuestra propia palabra que por la ignorancia de otros que sólo nos ven.

Un besote.

tnf25 dijo...

La gran metrópolis es tan amenazante, bella y fatal, dulce y sórdida, en si misma es el comienzo y el fin de cualquier esperanza, el comienzo y el fin de cualquier temor. No hay espacio en las metrópolis para la soledad, si no lo crees date cuenta que es tan grande que ocupa cada espacio vacío y lo llena por completo, en la metrópolis el caos se pasea por la calle de la mano del orden, son tantos los gritos que se llega a pensar que esa es la voz de la metrópolis, cuando en realidad habla a susurros.

MauVenom dijo...

El niño Toño

Sí. Es la proovedora de todo. Quien no las ha vivido no sabe lo que mencionas. Y quien no ha vivido ésta aún menos.

Lo llena todo, pero lo hace raro, sus formas son extrañas y la parte buena es que resultan siempre sorprendentes.

Como dices el caos y el órden van siempre de la mano... sus habitantes luego no sabemos cual tomar y nos vamos alternando.

Un abazote señor.

El anónimo Fan de cuentaletras dijo...

los existencialistas respiran una atmósfera común de pesadumbre y desasosiego. Se sienten arrojados a un mundo que ya no ofrece seguridades, sino catástrofes. El mundo dejó de ser un lugar apacible y el proyecto ilustrado de una humanidad que conquistaría la justicia y el bienestar social con la sola fuerza de su razón, Ni siquiera la ciencia o la técnica se mostraban útiles para mejorar el mundo. El hombre convertía en instrumentos de dominio y devastación todos los saberes.

pero lo que hacen uds. va mas allá esto representa un fin sin caer en fatalismos, me gusta esa complicidad, ese vínculo quizá muchos de nosotros no lo entendamos pero no me resulta ajeno venir a desmembrarlos por algo soy su fan.


Gatsby

El anónimo Fan de cuentaletras dijo...

y sin caer en fatalismos o exageraciones uds. dos para mi son desde hoy mis Sartre y mi Simone de Beauvoir

MauVenom dijo...

Oh Dios

Gatsby no sé qué decir. Este elogio inmerecidísimo me dejó helado. Esta comparación con los dioses es irrepetible.

No tengo como agradecerte este comentario que se quedará en el anecdotario de mi vida para usarse en momentos de duda o necesidad... también incluso en los de satisfacción.

Me trataré de creer un existencialista con alivio, o un trágico con color... o no sé... pero tu primer comentario me hace sentir menos extremo de lo que regularmente soy

el segundo comentario, te lo repito, me deja sin palabras.

Millones de gracias Gatsby

El gran Gatsby dijo...

y olvidé algo
tu tienes razón. Alguien que puede inspirar algo o ser culpable de desencajarnos con una letra o dos no puede ser menos que eso

tienes razón. Ella es Amazing buen adjetivo

NTQVCA dijo...

La razón de porque me gusta tanto esto es justo porque me parece una confesión, desnuda usted ante nosotros su alma y la expone, querido amigo de los ultimos días.
Me recuerda un capitulo de 31 minutos que trataba del fin del mundo, al final solo cerraban los ojos y nos decian que cad minuto es el fin del mundo, en nosotros esta recomenzarlo.
Besos

marichuy dijo...

Ay Mau

Nuestra Metrópolis, esa con la que tenemos una relación tan contradictoria. Que amamos y -a veces- odiamos a partes iguales y que gozamos y sufrimos como posesos. Y que es como una metáfora de la vida; de nuestras vidas.

Comparto tus sentares; todos. Aunque debo confesar que yo todavía quisiera hace muchas cosas; es decir, que me han faltado muchas. Ahora mismo, siento urgencia de abrazar y besar; así nomás, sin motivo aparente; sólo porque lo tengo prohibido. Como niño chiquito

Te dejo muchos besos y abrazos; gracias por tus reflexiones de hombre solitario; ni mandas a hacer para mí


Wow qué piropazo¡! les acaba de echar el fan de cuentaletras, a ti y a mi Jolie.

MauVenom dijo...

Gatsby

Gracias.

Me imagino que la Jo estará sumamente complacida de igual manera. Espero te deje un comment por aquí.

MauVenom dijo...

I.

Pues creo que últimamente me desnudo mucho frente a la gente... y no como yo quisiera. Ja.

Se me está haciendo costumbre pero parece ser no tan mal vista.

Esperemos pues a que esto termine de terminar y entonces comencemos de nuevo. Evitemos errores la próxima vez. Inventemos algo mejor.

Besote con super poderes.
Cuídese.

MauVenom dijo...

Marichuy

Creo que de alguna manera u otra a todos nos faltarían cosas por hacer... pero al menos el sentimiento de que lo posible hasta ahora se ha hecho y completado es un alivio cuando haces un balance.

Pero todos siempre contamos con un futuro que nos traiga lo que quizá ni siquiera hemos planeado.

Entiendo tu sentir de niño, yo también lo vivo proque soy extremadamente físico con la gente que tengo vínculos. Y esto me choca!.

Gracias por volver aquí. Te mando beso y abrazo. Los virtuales no son peligrosos.

Jolie dijo...

Gángster

No tengo Alta cuna interina, solo un Portentoso engranaje mexicano, que me queda grande ese saco aunque puede que algode existencialista tenga, algo de apasionada y cero dientes de roedor. Sartre a la Simone le decia Castor, me falta mucho pero es grato de pronto hallarse con sorpresas de esta clase...

si un día quisiera trascender tal vez sería o escogeria del modo de vivir de esos y tantos mas personajes que me envuelven...

gracias a ti y a Mau.

besos a los dos

jess dijo...

Yo la verdad es que huyo de los textos apocalípticos, no creo en la fatalidad del destino.

Siempre he vivido intensamente, y aunque no tenga deudas pendientes, sí me gustaría tener unos instantes más para definir algunos puntos.

AdVeRsIdAd tiene diez letras.
Tus letras, de un diez exquisito.

... Mucho mejor que el rey que recomiendas.

Besos Mau!!!

Mafalda dijo...

...

Hola.

Como que a mi me gusta más la esencia humana que la temporalidad.

"Yo soy y mi circunstancia" de Ortega y Gasset va más conmigo.

Pienso en las circusntancias que me harán reaccionar y el cómo lo haré. El pasado si cuenta en el entorno, es parte fundamental del presente. El presente es el cimiento fudamental que sostiene lo que será y fue.
Somos tiempo, estamos de paso, pero la circusntancia nos fundamenta.

Metropoli en circusntancia clara de caos, y yo estoy y soy dentro de ella.


Un saludo nocturno.

Mafalda

MauVenom dijo...

Jess

Yo sí creo en la fatalidad del destino, como le creo sus trucos de prosperidad y grandeza, creo también, desgraciadamente, en la otra parte del ciclo, la que corrompe antes de volver a crear.

Pero entre las cosas buenas que contrarrestan ese devenir a veces existente están días como hoy en el que he sido sorprendido por halagos no muy merecidos como el que me haces tú en este momento.

Agradezco tanto tu atención y tu cariño mi hermosa Jess del optimismo inquebrantable.

Besos muchos

MauVenom dijo...

Mafalda

Te conviertes en el juicio clínico de mis textos últimamente más porque lo quiere la vida que nosotros mismos

la semana pasada por razones que tú conoces y esta por tu vivencia incuestionable del caos y los inventados finales de tantos mundos... aunque de eso a mí también me toca en otro ámbito

tal como lo dices y citando a el querido tio OyG la circunstancia a la cual yo me adhiero tanto... una que en este momento pone a prueba muchas cosas... y nosotros dentro de ella.

Besos escritora querida.

Mara Jiménez dijo...

Yo quiero que las cosas se terminen, para poder empezar algo nuevo.
Disculpa si no leo la crónica del apocalipsis que propones, pero tengo una circunstancia de vida muy clara que día con día me aleja de la senda del fatalismo, pero esto no me hace mejor ni peor, simplemente me da comodidad.
Esta ciudad se cae a pedazos todos los días, para que quien encuentre esos jirones en la banqueta, pueda (o no) desentrañar la historia que cuenta en cada uno de ellos. Tu, Jolie, NTQVCA, y aveces yo, los recogemos, los amasamos y moldeamos esta materia prima al tamaño de las manos de nuestra experiencia. Bienvenida la crisis, nos dará una luz creativa, verás que sí.
No me abandones que te extraño.
Besos sin tapabocas.
Mara

MauVenom dijo...

Mara

La verdad es que mi recomendación es para quien tiene un enorme morbo y para quien cuenta con muuuucho tiempo porque es un libro enorme. Muy interesante porque aunque no deja de ser por un lado una fantasía descabellada gavachona por el otro es un muy interesante estudio de lo que podría pasar en una pandemia realmente agresiva. Así es que independientemente de tu estrategia de vida no creo que sea vital leerlo, es solo, muy atrayente.

Estoy de acuerdo con tu visión de la crisis, es inevitable que traiga luz y desarrollo de una manera y otra, es ley física, del caos viene el orden y la creación. La esperamos y espero podamos compartirla.

Perdón por el descuido, tan poco tiempo y tanto por leer. Pero estaré presente y regresaré siempre.

Besos. En un rato voy pa'lla.

A dijo...

MiMau, querido, gracias nuevamete por tu generosidad.

El apocalipsis tiene innumerables paisajes, dificlmete podremos vivir el que ve quien esta a nuestro lado. Tasmbien asi estamo solos, afortunadamente acompañandonos.

Por otra prte, no temo a lo ue venga, creo que sera fantstico (no necsariamente bueno) y no esta de mas a las cosas que nuestros ojos han visto.

Mau, precioso y querido, te dejo un ultimo beso, de muchos mas.
A.

MauVenom dijo...

Oye oye oye dónde andas?!?!?!!?

uno no se va así como así, se tiene responsabilidad para con los amores platónicos.

Yo también creo que será fantástico entendiendo perfectamente el ángulo desde el que lo estás diciendo

y valdrá la pena verlo... aunque será difícil en algunos aspectos... si te contara my dear

No me asustes con eso del último beso... menos mal de muchos más.

Besos en continuidad para vos.

Te extraño que no ves que soy super mandilón.

Rainbow dijo...

Mau:

Primero perdón por el retraso con el que vengo...

Me has dejado fascinada con tu texto, sin lugar a dudas, hay textos apocalípticos que si bien paso por alto, no pude hacer lo mismo con el tuyo, me hace replantearme en la vida y reflexionar, en lo que es, en lo que fue y en lo que podrá ser, que maravilla de texto.

Dices tanto siempre en tan poco... No veo porque esos temores a publicar esas letras que tantas veces se quedan en el tintero, que no somos tus amigos de los últimos días?... Quien mejor para entender todas esas letras y todo lo que hay en tu interior?.

Mau, hemos aprendido a ver en ti,mucho más que textos, que letras, que puntos y comas, hemos aprendido a ver al maravilloso ser humano que eres, anda que no te de temor evidenciar esas letras, tienes magia para escribir, no la desaproveches, y regalanos a nosotros un poquito más de MauVenom.


Un abrazo enorme con todo mi cariño!

MauVenom dijo...

Gracias Rain

tienes razón y aún ante la obviedad lo he negado por temor... si son mis amigos de los últimos días a quién más le puedo contar lo que pasa por dentro

pero eso no quiere decir que no agradezco su apoyo y especialmente la atención...

me sobrevaloras pero en esos juicios aprecio tu cariño

como espero aprecies el mio

Besos.

Rainbow dijo...

Mau:

No acostumbro a sobrevalorar a nada y a nadie y no creo estar haciendolo ahora, es verdad y no hay más que evidenciarlo...

Gracias por apreciar ese cariño que con toda la nobleza de mi corazón puedo sentir por ti...

No sólo aprecio ese cariño de tu parte Mau, sino que lo llevo dentro del corazón...

Gracias por ser...

Besos!