23 jun. 2009

Fiel copia

Ha pasado por mi al trabajo cada martes, dice que es bueno que tengamos un día a la semana para vernos, me espera a que salga y después caminamos como siempre hasta el cafecito, me pregunta como si de verdad le interesara como me ha ido en el trabajo, que si he hecho nuevos amigos, gasta sus palabras haciéndome saber lo bien que le fue con el nuevo proyecto y espera mi sonrisa aprobatoria, se esfuerza pidiendo el latte que sabe es mi preferido, paga la cuenta para de inmediato voltear y verme con tremenda cara de satisfacción.
Piensa que yo no me doy cuenta, pero cada vez que conversamos me mira tan atento que solo yo noto como se roba mis pensamientos, me sorprende que sabiéndome tan listo no haya sido capaz de deducir que ya lo había descubierto, interrogándome cada vez de cómo hago las cosas, para hacerlas después él paso a paso, fiel copia de mi, quizás intentando superarme y ser mejor.
Esta tarde lo he sorprendido, me he adelantado y sabiendo que me quedaría solo en la oficina, le pedí que pasara a revisar mi último diseño, sabía que se sentiría tan halagado de pedirle su opinión no se iba a negar.
Ahora me pregunto ¿que haría él en mi lugar? ¿Como resolvería la situación tratando de ser como y mejor que yo? Como deshacerme de su cuerpo y sobre todo…¿le cerraré de una vez los ojos?, siento que me mira y quizás adivine que no se como hacerlo.

6 comentarios:

Alex Niwatory dijo...

com esta la cosa??? es un acosador junto con el que siempre hace mejor que tu lo que haces y asi?? o como que no entendi bien

GA dijo...

Uhhhhh!!!!!!!!!!!!!
En definitiva estas situaciones me ponen a temblar.

Yo sólo digo como Cuco Sánchez: "¡DE HABER SABIDO NI NAZCO!". dijo...

Un muestra de cómo el acosador es uno mismo....

la MaLquEridA dijo...

mchalas!, me lo pueden explicar con manzanas por favor?...

Kózmica dijo...

Aveces ponemos pruebas a esos que nos imitan y caemos en el juego, luego nos gusta tanto que queremos saber qué hará? si es mejor o no... nos covertimos en ellos al final.

Saludos!

Adrián dijo...

yo siempre le saco la lengua a ese del espejo